Mil años de no verlos.

Un juego de futbol se convierte en la excusa de varios hermanos compartan un poco de  tiempo; él cual pasa muy rápido corriendo de lado a lado en la explanada, gol tras gol, salen alegrías, frases tontas, choques de manos, pero seguimos siendo manteniendo los lazos y parece que no ha pasado ni un dia. Lo que sí ha pasado son los años y los kilos en cada uno.

Siempre hay un rato para estar con los amig@s, la vida es muy corta y los recuerdos para siempre.

No eres una carga, pero no te quiero aqui.

Un adulto mayor con enfermedades crónicas hoy día es la nueva adquisición que se va rotando entre los miembros de la familia. Una papa caliente que cuidare pero que solo será para un rato, no mas…

Me despediré de ti lentamente y tu estarás lleno de tristeza en el pasar de los días, no me daré cuenta en el momento que vayas, pero descuida “al rato regreso”…

Prostituyendo a los Adultos Mayores

Metro Zócalo. En la entrada de la catedral, cruzo la primera esquina del pasillo hacia los torniquetes, observo dos personas, una, cerca de los 70 años, vendiendo Mazapanes gigantes; durante el aboratorio en el que participaba pensaba en comerme un mazapan, aparece la oportunidad y me digo “¿Por qué no?”.

Me acerco y le pido 3, porque vengo con suerte. Al darle el billete de $20 pesos al señor, me pregunta “¿Cuánto le doy de cambio?”, me asombro y pienso en dejarle el resto o no le digo que son dos pesos.

El señor ante el problema se auxilia de su “proxeneta”, una mujer no mayor de 25 años que los está vigilando, y me percaté que se encontraba al extremo del pasillo, desde que entré a la estación. Hago mi compra y pienso todo el viaje de regreso, ¿cómo se podrá apoyar a los adulto mayores?…

Reflexino mientras sigo con mi camino, y con 3 mazapanes

Con suerte de noche en el Metro descompuesto.

Cerca de las 8 p.m. o 9 p.m., con una extraña sensación de que el viaje iba a ser largo y tardío, espero con mi amigo en la estación Rosario, pensando en que la suerte nos asechaba, se liberan dos lugares y vamos con prisa a sentamos, a los pocos-muchos minutos el tren se dirige a la estación Aquiles Serdán.

Llegando a la estación, el tren se detiene y se le va la energía y durante 20 o más minutos esperamos a ver si continuaría el servicio, caso que no ocurrió, nos disponemos a buscar una alternativa y salimos de la estación, un camión se convierte en nuestra salvación, pero no antes sin luchar con los otros usuarios para pagar pasaje.

Tacuba es nuestra parada y nos dirigimos a cambiar el rumbo a Hidalgo y de ahí a Balderas, el viaje se ha convertido en una resistencia contra el hambre, ya llegando a la  Línea Rosa que nos lleva a nuestros destinos un mazapán es la  solución. Toda una travesía llena de mucha suerte, buena o mala pero divertída.

Comandante!! se nos fue Pancho

En la tarde de hoy en Chapultepec un ex militar habla con sus amigos, a lo lejos se escucha una voz animada, alegres y nostálgica que comenta que se fue Pancho a causa de la diabetes y otras enfermedades.

Hace 21 años narra que Pancho era un “toro” al hacer ejercicio y que siempre tenía la condición de un adolescente a quien el fin de semana pasado falleció.

Entre comentarios cargados de tristeza no dejaba atrás la vida que representaba estar con un amigo.

Ya viejos nos daremos de la  familia que hicimos.

Descanse en paz no sólo ese señor sino aquellos amigos que se me adelantaron.

Una hamburguesa para llevar.

Un día con un sol potente, golpea a todo ser vivo, desde las primeras horas del día.

La búsqueda del empleo trae distintos acontecimientos el viaje a la universidad, un viaje al gimnasio y reencontrarse con amigos, para ver cómo  han cambiado en el poco mucho tiempo.

Una hamburguesa al carbón anuncia que lo que se aproximará, pequeño manjar que obligará a acatar muchas responsabilidades.

Una hamburguesa significa la abundancia aproximada y con pepinillos que habrá una sorpresa más.